viernes

Obras


Por alguna extraña razón, todo, la ciudad, el país y probablemente el mundo, está en obras. Las calles son tomadas por albañiles que cavan profundas zanjas que bien podrían servir como trincheras, los campos se pueblan de grúas que levantan muy urbanos edificios, los ayuntamientos conceden licencias a troche y moche (y a los constructores) y los vecinos deciden al unísono cambiar sus suelos de gres por otros de parqué y derribar las paredes que los separan de sus familiares más cercanos: parece que no nos gusta el paisaje que vemos y queremos borrarlo y pintar en su lugar otro que seguramente vaya a ser más moderno y funcional, si es que un paisaje puede ser tales cosas, que yo creo que no, pero que de momento sólo resulta más molesto y más ruidoso.

No sé si pecamos de pensamiento y palabra, pero desde luego lo hacemos de obra, y más por exceso que por defecto. Si al hombre se le conoce por sus obras, a nuestro contemporáneo se le va a conocer exhaustivamente en el futuro. Los arqueólogos de dentro de diez siglos se van a poner las botas con nosotros, en el mejor sentido de la expresión: estamos dejando más huella en el planeta que los egipcios, los mayas y los dinosaurios juntos. Un día, y no me refiero al de mañana sino a uno un poco más lejano, alguien excavará en alguna parte y encontrará los restos perfectamente conservados de una vivienda unifamiliar adosada. Si está bien informado sobre la arquitectura de nuestro siglo, cavará al lado y encontrará otra idéntica.

El hombre moderno es un ser paradójico que destruye todo lo que ve a su alrededor para construir todo lo que ve a su alrededor. No sólo ha perdido el respeto por la obra de la madre Naturaleza, que no hay más que una y a la otra mi padre la encontró en la calle, sino que también lo ha perdido por su propia obra, que declara en ruinas y derriba a las primeras de cambio. Nos esforzamos como burros en rehabilitar a los delincuentes, que, unos más que otros, algo habrán hecho, y no movemos un dedo para arreglar las fachadas, que estaban ahí quietecitas sin meterse con nadie.
No seré yo el que niegue que echar abajo muros es divertido, sobre todo si uno utiliza una de esas bolas gigantes de acero, que cavar hoyos desahoga y ejercita tanto los músculos del tren superior como los del inferior, que la correcta colocación de ladrillos es un arte y una ciencia y que el trabajo de los albañiles es un espectáculo incomparable del que han disfrutado como felices niños los jubilados de todas las épocas, pero creo que nos estamos pasando un poco de la raya con tanto ruido y tanta zanja y tanta licencia y tanta carretera y tanto pantano y tanta obra y tanta gaita.

25 comentarios:

Adoboroca dijo...

Aprecio que se haya percatado de que quizás nos estamos pasando con tanta obra. De ello ya se han dado cuenta los promotores-constructores que, a la par de ejercer su oficio como ¿mejor saben? ahora se dedican a comprar acciones que nada tienen que ver con sus acciones.

Ruiz Gallardón dijo...

Las obras, al menos en lo que a Madrid se refiere, se hacen única y exclusivamente porque son necesarias. Ni más, ni menos.

Padre Mundina dijo...

¿Alguien sabe si este Camilo de Ory, aparte de homosexual, es cristiano?

Mr. Howsoon dijo...

...dando fe de su controvertida homosexualidad puedo decirle Padre que muy cristiano no es que sea, debido tal vez en parte a la reiterada escucha de conjuntos musicales tan nocivos como esos de la lengua carnosa y algunas influencias teñidas de rojo que no vienen al caso. De paso Padre le recomiendo la escucha, reiterada o a intervalos, de un conjunto musical llamado Quintessence. Sus primeras obras alimentaran su espíritu como nunca lo consiguió turba alguna para plantigrados.

P.D.: HUYAN, TODAVIA ESTÁN A TIEMPO.
Leer a Camilo de Ory puede cambiarte la vida...
TU ELIJES.

El pateador de incendios dijo...

... jo, que guay, escribir aquí me hace sentir importante, es la polla, se lo voy a contar a mi vecina Maritoñi que últimamente está muy decaida...

pez muerto dijo...

POR LA HORA MUERE EL PEZ

Roque dijo...

La construcción es el pilar de la economía patria, por encima del turismo. Por eso se construye sin freno. A falta de industria, bueno es el ladrillo, que dijo Séneca.

Además, como muy bien señalas, en un país con un envejecimiento tan avanzado de la población, las obras son un entretinimeinto barato para nuestros mayores. Así que todos felices.

¡Viva la construcción!
¡Vi-va!
¡Viva el alicatado!
¡Vi-va!

Bargas Yosa dijo...

Sepa Vd., D. Camilo, que hay una Obra -que se escribe con mayúsculas- fundada por un cura que inventó también el nombre de josemaría que, por su gran poderío económico, es la dueña de casi todas las obras que se escriben con minúscula. Son, digamos, su famila.

Bargas Yosa dijo...

FE DE ERRATAS:
Donde pone famila no quise poner fámula ni familla; en realidad quise poner familia pero, si la frase y la idea quedaran mejor con fámula o con familla, esta fe de erratas no valdría y quedaría automáticamente fuera de la circulación.

yo no soy camilo de ory dijo...

Respondiendo al Padre Mundina:

Si, claro, es homosexual, cristiano, desempleado, oscuro de piel y ademas para colmo es ¡argentino!

Todo en uno.

talosgüevos dijo...

ya esta bien de escribir chorradas. Un escritor debe escribir cosas serias y si no que se vaya a la Obra

El puto crío dijo...

Si es que cuando se acercan las elecciones siempre pasa lo mismo, la vida es ciclica queridos amigos del blog.
Aprovecho estas líneas para adherirme a la buena recomendación de Mr. Howsoon, los discos "SELF", "INDWELLER" o si se prefiere, el recopilatorio "EPITAPH FOR TOMORROW" de Quintessence son muy buenos. Le recomiendo especialmente al padre Mundina que se los haga oir a sus adorables plantas, crecerán mas y serán mucho mas felices (Excepto en el caso de plantas de "maria", que no tendran ni tiempo de crecer, debido a que dicha música incita al consumo de sustancias extrañas y/o prohibidas).
Vaya, creo que acabo de delatar mi edad.
Seguro que la mayoria de los jovenzuelos inmaduros y alocados de este blog ni siquiera han oido hablar del padre Mundina.
En cuanto a la pregunta del millón, yo creo que el Sr. Camilo no es lo que se definiría como un buen cristiano. No...definitivamente, NO.
¿Que si es gay?, quien sabe, quizás su afán persecutorio hacia cualquier falda que se mueva sea un mecanismo camaleónico para disimular su homosexualidad latente... Será Maricón.

Jenny La Fácil dijo...

¿Qué es eso de que Camilo persigue las faldas que se mueven? Ni hablar: le gustan mucho más, y lo sé porque a veces me pide que me disfrace y baile, las chicas con pantalón ceñido o minifalda, que es una prenda que, por falta de vuelo, no se mueve demasiado.

Jenny La Fácil dijo...

FE DE ERRATAS:

Donde dije:

"¿Qué es eso de que Camilo persigue las faldas que se mueven?"

Quise decir:

"¿Qué es eso de que Camilo persigue faldas que se mueven?"

Y donde dije:

"le gustan mucho más"

Quise decir:

"le gustan más"

(Tampoco hay que exagerar.)

Mr. Howsoon dijo...

Thanks for the adherencia "puto crio".
Al menos tdv quedan restos del naufragio jippy y a mí personalmente me encanta seguirles la pista porque tienen ese olor tan particular que sólo pueden desprender las cosas hechas con la ilusión mas pura como elemento dominante y sazonadas con auténtica LSD. ¡Salud!

ULTIMA HORA: El Padre Mundina ha sido arrestado por atentar contra la salud pública al ser descubierta una plantación de 20 Hectareas con la que abastecía una comuna jippy con más de 60 miembros afincada en Los Cerros de Úbeda. La marihuana incautada hubiese alcanzado en el mercado negro un valor de 7.000 € pero ahora está en poder de la benemérita y seguro,seguro que la van a quemar toda, ...digo yo.
Pillinzuelo... si mi abuela levantara la cabeza, con lo bien que le caías...

Anónimo dijo...

Yo a los hippies les daba a todos una duchita y les ponía a currar en la huerta pero de verdad.

Anónimo dijo...

O sea, les manadaba a ducharse. No me apetece enjabonar hippies, a ver si me explico yo.

Chica fina opina dijo...

En la estación de tren en la que me bajo también están de obras y es el motivo por el cual llego tarde al trabajo a diario. Qué es lo que hacen? no se sabe? por qué pican, taladran y cavan tanto? ni idea.Lo peor de las obras es eso, no saber qué coño están haciendo. Pero hay que ver lo macizorro que está uno de los obreros, así calvito y sin camiseta....

Jenny La Fácil dijo...

"Pero hay que ver lo macizorro que está uno de los obreros, así calvito y sin camiseta..."

Por un momento, y me ha dado un vuelco el corazón, he pensado que estabas hablando de Camilo, ya que él, cuando se quita camiseta, no lleva camiseta, y a lo mejor con eso de "calvito" te referías, de modo irónico, a la frondosa mata de pelo que Camilo posee y exhibe. Pero luego he recordado que sufre de una incapacitante fobia al trabajo físico, y también al otro, así que o no era Camilo o estaba haciendo como el que trabajaba quién sabe para qué, tal vez para documentarse, tal vez para poder piropear obscenamente a las chicas que pasan sin levantar sospechas o tal vez para impresionar a los ancianos que se acercan a ver trabajar a los obreros.
En fin, que no creo que fuera él, y eso me alivia, porque, aunque soy una mujer que gusta de darse, cristianamente, a los demás, hay cosas, y no estoy diciendo que Camilo sea una cosa, que no quiero compartir, y si las tengo que compartir pues mejor que no me entere.

Romerito dijo...

Me temo que, irremediablemente, vas a tener que compartir a Camilo. Aunque eso sí, no con otras mujeres, dada su reconocida condición de marica, jejeje.

Anónimo dijo...

A mi me flipan los prototipos. Mirad ESTA MARAVILLA.

Anónimo dijo...

A mi me flipan los prototipos. Mirad ESTA MARAVILLA.

Anónimo dijo...

A mi me flipan los prototipos. Mirad ESTA MARAVILLA.

Anónimo dijo...

A mi me flipan los prototipos. Mirad ESTA MARAVILLA.

Fernando Jiménez dijo...

La culpa de todo eso la tiene Franco, que fue el que empezó. Bueno, y los romanos también.