jueves

Militar y obligatorio


Hoy voy a reivindicar el servicio militar, obligatorio, claro, porque algo que no es obligatorio no es militar ni es nada. Desde que no obligamos a nuestros jóvenes a hacer cosas, éstos, los jóvenes, nos han perdido el respeto y nos toman por el pito del sereno y se pasean por ahí pidiendo limosna con un perro y una flauta: donde estén los marciales pífanos y las cornetas que se quiten el resto de los instrumentos de viento, y donde esté la cabra de la legión que se quiten los famélicos cánidos callejeros.

La figura autoritaria del sargento es tan importante en el desarrollo afectivo y moral de la persona como la del padre y bastante más que la de la madre: quien llega a la madurez sin haberse visto forzado a obedecer a ciegas todo tipo de órdenes arbitrarias y sin sentido no está preparado para incorporarse al moderno mercado laboral, y quien no ha tenido la oportunidad de dormir en un barracón con otros ochenta veinteañeros de sudados pies y ronca respiración jamás sabrá apreciar la soledad y los placeres de la vida hogareña.

La mili siempre ha sido la excusa ideal para salir del pueblo y conocer mundo, si es que a un cuartel en Melilla se le puede llamar mundo, y tener las primeras experiencias con el demonio, que se ocupa de cargar las armas de fuego antes de los desfiles y maniobras, y con la carne, que aguarda en esa especie de bares con lucecitas que nunca faltan cerca de los campamentos militares y las residencias de la tercera edad, pero los tiempos han cambiado y ahora cada uno tiene las experiencias iniciáticas por su cuenta y riesgo y a lo loco, y estarán ustedes de acuerdo conmigo en que eso ya no es lo mismo, sino algo bastante más prosaico y ajeno a lo que siempre ha sido España.

Llamo desde aquí a los que detentan el poder legislativo, lamentablemente, por cierto, separado de los poderes ejecutivo y judicial, a que tomen las medidas necesarias para que la mili vuelva a nuestras vidas. Jurar bandera, independientemente de lo higiénico o no que nos pueda parecer como acto físico, es una cosa la mar de bonita y no debemos privar de ella a nuestra alegre juventud, aunque jurar sea un pecado y de los gordos, que lo es. En la mili, los chicos se hacen hombres: el mundo está lleno de ajados cuarentones que se comportan y visten como adolescentes y creo que deberíamos preguntarnos si la moderna moda del ejército profesional y la vieja y cobarde objeción de conciencia no tienen algo que ver con ello.

35 comentarios:

Darth Pomada dijo...

Totalmente de acuerdo. Yo tengo muy buenos recuerdos de mi servicio militar: allí aprendí a leer y escribir, y allí conocí a compañeros muy majetes y, por qué no reconocerlo, muy cariñosos. Me acuerdo de una vez que el Murciano, el Palomeque y yo cogimos al Gallego, le encerramos en una taquilla y luego la tiramos a la piscina. Que risas más gordas nos echamos. Al Gallego, con la cara azul, se lo llevaron al hospital y el sargento mandó arrestar a la piscina. Me acuerdo también de las cosas que nos decía el sargento, creo que era algo así como: ¡TE VOY A HACER UN DIBUJO DE TU PUTA MADRE PORQUE NO LA VAS A VER EN MUCHO TIEMPO!. Qué de hermosos recuerdos. Eso no se paga con dinero.

Darth Pomada dijo...

Mis disculpas por el primer comentario fallido. Me falla la cabecha.

Darth Pomada dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
freehugs dijo...

tuloquenecesitassonabrazos

El Gran Chimp dijo...

Mi sargento decía, siempre lo recordaré, lo he convertido en muy filosofía de vida: LOS HOMBRES NA MÁS QUE SE TOCAN QUE PA MATARSE.

anilibis dijo...

Que pongan la mili obligatoria para las mujeres, también, que a mí eso de fusil en ristre y fango en las botas me pone mucho.

Roque dijo...

La mili fue una experiencia psicotrónica de lo más positiva en mi vida. Conocí grandes freaks, grandes puteros, grandes yonkis, grandes dementes y pude pasear por las calles de Madrid un día con un colt con empuñadura de marfil cargado, acompañando a un Oficial totalmente crazy que decidió que ese día yo sería su guardaespaldas. Fuimos a comprar aguarrás.

Grandes tiempos

6dedosgordosdelpie dijo...

Lo cierto es que, sin dejar de asentir sesudamente ante el artículo de ese tal Camila de Ory (¿de qué me suena ese tal Camila...?), me veo en la obligación moral de reconocer que mi servicio miliatr fue un fiasco.

El sargento era un tío de lo más normal; gritaba lo justo y lo hacía siempre con razón. El defecto hacía efecto, me sentí útil allí, jamás humillado. Ni mi virilidad ni la de mis compañeros se vió cuestionada en ningún momento por nuestros superiores, apenas nos zurraban y, en general, me lo pasé mucho mejor que en el correccional del que salí justo antes de ingresar en la unidad. Fue como unas lindas vacaciones.

De todas formas, me siento certeramente afortunado de haber esquivado enfrentamientos inicuos con señores más fornidos que yo. Y es que no lo puedo evitar, si me tocan voy, voy con todo y con nada, pero vive dios que se acuerdan.
Por (beso en el puño) estas.

Chica fina opina dijo...

La mili siempre ha sido la causa de que muchas nos aburramos como pelusas en las cenas con nuestras respectivas parejas que terminan en las inevtables y odiosas anécdptas de la PUTA MILI.

carne de cañones dijo...

pues yo en la mili aprendí a hacer porros de dos papeles, también descubrí que los tripis vienen en enormes cartulinas unidos de forma discontinua para poder cortarse facilmente, también descubrí ese speed rosado valenciano, el caballo también se cató... y un largo etc. de pruebas límite del aguante de una persona a sus 18 años de modo que la mili es todo un proceso de aprendizaje que nadie deberia perderse. Por cierto, eso de sacarse los carnets es una leyenda.

Ben Clark dijo...

La cosa se jodió cuando a los milicos y a las mujeres les dio por leer. ( y ojo: la frase no es mía, es de un viejo muy prometedor que se lama G.G. Márquez)

ben clark dijo...

FE DE ERRATAS:

viejecito muy prometedor que se llama G.G.Márquez... (qué mala es la bebida y la prisa, por ese orden).

Kaleidoscope Girl dijo...

Camilo es un jeta. Me juego la teta izquierda a que era un objetor de ésos de los de la conciencia, lo más triste que hay después de insumiso perrofláutico.

Es que me la juego y no la pierdo.

Testaferro dijo...

No sé si los testaferros hacemos esas cosas, que yo creo que no, pero de cualquier forma DOY FE de que Camilo fingió cobardemente sufrir miopía y pies planos y ser un acosador homosexual y pegajoso para librarse de la mili. Ése es, por otra parte, el origen de los insistentes rumores que corren en cuanto a su condición afectiva.

Señorita Girl, espero que me haga entrega a la mayor brevedad de su prometida teta izquierda, a ser posible envuelta en papel de celofán o de regalo.

6dedosgordosdelpie dijo...

Sólo añadiré una cosa más:

http://www.youtube.com/watch?v=S_xsU0qZAFg

6dedosgordosdelpie dijo...

Y usted, testaferro: cuidadito, mucho cuidadito...

Yo no advierto, amenazo; y no amenazo, ¡ACTÚO!

Soldado Cordobita dijo...

Camilo, creo que como se ha dicho anteriormente ud no ha cumplido con su patria, pero su post le disculpa.

Que me aspen si en cada cuartel del estado español no había un "Malaguita", y ud sinceramente no me cuadra con la imagen.

Anónimo dijo...

La verdad, no le encuentro la gracia a esta mierda de artículo. Si lo que Camilo quería dar a entender es que no le gusta la mili, pues podía haberlo dicho directamente, y si quería dar a entender que sí le gusta, pues también, y dejarse de dar rodeos y de inventarse palabras como "pífano" y "barracón", que él sabrá lo que significan, si es que significan algo.

Vamos, que es mi opinión, y tengo derecho a expresarla.

don Clueco dijo...

Señor "anónimo", usted no tiene derecho a expresar su "opinión" porque es un fascista, y los fascistas no tienen derecho a expresar su opinión.

Y yo le digo lo que significa pífano, no se preocupe. Pífano es ese hombre gordo al que todos respetan pero nadie teme, un insignificante montón de músculos aceitosos que, ademases, es muy feo y huele a pies.
Y lo de barracón ya es imperdonable, vamos, es que es una barra muy gorda de toda la puta vida, hostie.

Mira que venir aquí, a casa del señor Camila de Ory (¿de qué me suena ese tal Camila?) a insultar y ejercer de intolerante es como para cortarse un meñique.


El bloc d'en Carod

Govern d’entesa desde YA.

Dr.Benway dijo...

Yo me libré a base de prórrogas de estudios hasta que pusieron el ejército profesional. Para lo que me ha servido estudiar luego jajajajaja

tuerto izquierdo dijo...

Que poca vergüenza, señor don Clueco, que poca vergüenza...

Venir aquí para publicitar el blog de ese terrorista demagogo llamado José Luis Carod Rovira. Es usted un hijo de puta, y no quiero insultar.

manzanita dijo...

¿Pero este blog no era de un poeta? ¿Y dónde están las poesías? Ese tal Camila de Ory (¿de qué me suena ese tal Camila?) es un impostor, o en todo caso un deudor de la corte y su música para elefantes. Vaya inspiración que se gasta el maldito, como para prestarle a tu hijo si te mueres.

Pero yo a lo que venía, y es que no soy más que un banal mensajero. He aquí las palabras de mi superiora, la cual tiene algo muy importante que decirle:

Señor de Ory:
Me entusiasma la idea de que un poeta como usted, tan culto y reputado, deslice ciertos comentarios sobre mí en algunos corrillos malagueños. Yo aprecio su ironía y buen hacer humorístico, pero no me hace ni puta gracia que gaste el cargador conmigo, joder, socabrón, hijodeperro. Así que ya sabe, Fernando y yo le vamos a partir las piernas.

Atentamente, Mayte.

P.D ¡¡Y YO NO ESNIFO!!

mayte zaldívar dijo...

¡¿Cómo?! ¿Qué aún no te has disculpado? Pues que sepas que en Málaga hablan mucho, y todos nos conocemos, Camilo de Ory, todos nos conocemos.

Y tú...y tú...¡Y TÚ DUERMES CON HOMBRES! Digo eso, poco, y lo digo todo. Maricón.

Atentamente, Mayte.

encarna sánchez dijo...

Corroboro lo dicho por la Zaldívar.

Camilo, morirás de sífilis.

E.

Alicia Liddell dijo...

Conoces mundo, haces ejercicio (sin pagar carísimas cuotas de gimnasio), comida sana y abundante, nuevas amistades, descarga de adrenalina ... y lo más importante: aprendes a pelar patatas, a hacer la cama, a limpiar los zapatos. En resumen, te conviertes en un ser autosuficiente.
Mili, sí, y eterna (se acabaría con el problema del paro)

el campeón de canicas(Trofeo C.I.M. de S.Fernando 1991) dijo...

Yo recuerdo cuanto jugabamos a las canicas en el patio de armas... que tiempos... que tiempos mas redondos...

Anónimo dijo...

¡Cómo está el patio! Camilo, te dejo el enlace de un artículo que, hablando con propiedad, puede considerase una "paja mental", que viene a tono con los fluidos que circulan por el foro, jejeje
salud
Antonio

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=40888

Kaleidoscope Girl dijo...

Señor Camylo, ayer me compré su libro de poélicas "Lugares comunes", todo un acontecimiento.

Es usted un grande. Yo creo que debe haber follado tanto que me dan hasta arcadas, fíjese usted.

Sr. F. Zaldivar dijo...

Que desfachatez mas moderna que se metan con mi humilde persona pues yo soy de esos que salen de un restaurante sin mirar la cuenta y para colmo personajes impotentes, porque ud. es un impotente D.Camilo y lo sabemos, venga a decirnos gilipolleces como las que aquí leo desde que mi hermana me ha puesto al tanto. Gilipolleces como nunca antes había leido y encima se atreve a mentar a mi Sta. hermana. Juro por Dios que cuando salga de este embrollo te localizo y te mando a mis coleguitas de la estepa y de paso se lo cuento a la Pantoja que ella sí que tiene contactos gélidos.

PD: Tienes el número de módulo de T.King?

Anónimo dijo...

A mí también me dan arcadas con Camilo

obsoleto en proceso de dijo...

cuando se me juzgará por mis delitos contra mi persona y por defecto contra los que me aman

y quién es camilo, nadie le conocE,tampoco él yo pienso

entrenamiento de ocurrencias le llamo yo a este collage léxico

Anónimo dijo...

A mi me flipan los prototipos. Mirad ESTA MARAVILLA.

Anónimo dijo...

A mi me flipan los prototipos. Mirad ESTA MARAVILLA.

Anónimo dijo...

A mi me flipan los prototipos. Mirad ESTA MARAVILLA.

Anónimo dijo...

A mi me flipan los prototipos. Mirad ESTA MARAVILLA.