viernes

En el campo


Como ya habrán notado por la foto de arriba a la derecha y por el tono libertino de mi prosa, soy un sofisticado hombre de ciudad y un firme defensor de las bondades del hormigón y del asfalto, y por lo tanto acostumbro a mostrarme muy crítico con el mundo rural en general y con lo que es el campo en particular. Para quien nunca haya estado allí, diré que en el campo las comodidades de cualquier clase brillan como locos neones por su ausencia y que el suelo no está hecho de solería y alquitrán sino de tierra, que es ese polvo marrón que se encuentra en las macetas y que según el socialismo utópico pertenece a quien lo trabaja.

El ser humano ha evolucionado y ya no se siente a gusto entre arbustos, chiringuitos y bancos de piedra, que son el tipo de cosas que hay en la naturaleza agreste. Probablemente como consecuencia del desconcierto en que le sume el salir de su hábitat urbano, al entrar en contacto con su lado salvaje comienza a comportarse del modo más extraño que uno pueda imaginar. Para empezar, deja por unas horas y por alguna extraña razón de ser omnívoro y abraza una estricta dieta a base de tortilla y filetes empanados: la relación que une al campo con los alimentos de este género es muy difusa y se me escapa, como la que hermana al roscón con los Reyes y a las uvas con la Nochevieja.

En el campo no hay mucho que hacer, aparte de recoger florecillas y oír cantar a los pájaros. Los hombres suelen entretenerse corriendo detrás del primer balón que se les cruza mientras las mujeres charlan o juegan al cinquillo: el póker bajo techo es un hobby o negocio masculino y las cartas al aire libre son un deporte eminentemente femenino. Si en el campo hay pinos, que los hay, es posible arrojar piñas para que las coja un perro, pero esto sólo resulta divertido durante un rato. Entonces se olvida uno de la piña o se la tira a la gente: está documentado que así comenzaron un par de guerras en la antigüedad, cuando el hombre vivía en tribus.

Un objeto que uno encuentra exclusivamente en el campo es el camping gas, que es una alternativa lúdica a la piña y sirve para quemar revistas, un pasatiempo muy divertido que sin embargo está mal visto por las organizaciones ecologistas y los agricultores. El campo tiene sus propias leyes, que no siempre coinciden con las de la ciudad: hay cosas que uno puede hacer en ésta y no en aquél, como cruzar la carretera o ser atracado por una cabina de teléfonos, y otras que pueden hacerse en aquél pero de ningún modo en ésta, como regar el coche o correr desnudo entre la fronda.

Algunas personas dicen que en el campo viven pequeñas criaturas fantásticas, como los gnomos y las hadas. Estas personas son las mismas que corren desnudas entre la espesura y defienden el uso recreativo de los psicotrópicos y la legislación holandesa en la materia. Es sabido que en los campos de Holanda abundan los gnomos y los tulipanes: por lo demás, son iguales que los de cualquier otro país del mundo y deben recibir exactamente el mismo tratamiento filosófico y literario y ser protegidos por el gobierno y cuidados como hijos deseados por todos nosotros.

38 comentarios:

Gavanido dijo...

Señor Camilo:
Se olvida usted de que en nuestras desarrolladas urbes también habitan los gnomos: se encuentran dentro del lavavajillas. También ponen cafés o sirven bebidas refrescantes de extractos. Todo esto se desconoce por falta de documentación.
Sobre los pirómanos, le diré que el ilustre Ibáñez escribió un poema al respecto, que transcribo aquí: "Arde, ¡Oh, pino piñonero! Conviértete en carbonilla,
o en requemada morcilla,
pero ¡Hala, arde entero!"
Reciba un pino piñonero.

Miriam (flxt) dijo...

Yo no tengo gnomos en mis electrodomésticos.
Los sustituí por chinos, que se distraen menos.

srcurri dijo...

Dichoso aquel que alejado de la vida mundana se retira al campo a descansar.
Beatus ille.
Si no hubiera campo no habría raves ni hippies.
Saludos!

Morgan Blanco dijo...

Me recuerda este artículo a una canción de mi inolvidable compae el maestro Peñaranda (q.e.p.d.) que lleva por título "El pinic" y dos de cuyas estrofas -con rima, aunque asonante, porque el maestro sí que era un poeta- dicen:

A una joven campesina
la invitaron a un picnic
y le preguntó a la vecina
qué es lo que aquello quería decir.

Como yo tampoco sé,
le aconsejó Enriqueta,
tú lo que tienes que hacer ...
anda y ve sin pantaleta

(Acá en Colombia, como en Venezuela y en México, se dice pantaleta en lugar de braga)

Testaferro dijo...

El señor, o señorito, De Ory, y sepan que si aún es lo segundo es exclusivamente porque así lo quiere, ha hecho un alto en su vida de depravación y vicio y me ha encargado que les diga lo que sigue:

Al señor (o señorito, y tanto Camilo como yo estamos seguros de que si aún es lo segundo es exclusivamente porque quiere) Gavanido, que recoge su pino entre los dientes y al vuelo, como si en lugar de ser metafórico árbol fuera lúdico fruto o frisby.

A Miriam, que no habiendo gnomos sueltos en su hogar, se puede permitir el lujo de andar por casa en coqueta minifalda.

Al señor Curri, que todo iría mejor si no hubiera hippies ni raves, que hacen del campo una cosa de lo más ruidosa y de lo más mundana.

Al señor Morgan Blanco, que él también está afectadísimo por la muerte, deceso u óbito del Maestro y que le consolaría si su propio desconsuelo así se lo permitiera.

Les dejo y me despido, que por ahí viene Camilo con una botella medio llena de un misterioso líquido incoloro pero presumo que no inodoro o sanitario ni insípido en la mano y pidiéndome dinero.

Anónimo dijo...

No le encuentro la gracia a este artículo. Si lo que Camilo quería dar a entender es que no le gusta el campo, pues podía haberlo dicho directamente, y si quería dar a entender que sí le gusta, pues también, y dejarse de dar rodeos y de inventarse palabras como "alquitrán" y "fronda", que él sabrá lo que significan, si es que significan algo.

Es mi opinión, y tengo derecho a expresarla.

Serge Gainsbourg dijo...

¿Os he contado cuando salía por ahí con el Polanski? Menudos dos calaveras estábamos hechos. Y como salíamos con pelas y a la peña le sonaban nuestras caras, pues no parábamos. A él le iban jovencitas. Yo soy más de amplio espectro, pero oye... Al final a la más buena me la llevaba yo al catre y él se tenía que ir con la amiga callo o algo así y por las mañanas yo escupía bolas de pelo, como los gatos.

Jenny La Fácil dijo...

Soy una chica lozana y modestamente merezco mejor suerte que la que estoy teniendo. Por más que me esfuerzo, sólo consigo entablar amistad con impresentables y gente sin corazón.

Mucho hablar mal de los hombres de ciudad, que si son de la otra acera y que si tal, pero ¿y los de campo? ¿Qué tienen que ofrecer, además de regüeldos con olor a cantimpalos? ¿Qué me pueden mostrar, aparte de los pelos de la espalda cuando se dan la vuelta tras decirme ADIÓS?

Ana y Eli dijo...

Semos las niñas del colegio de La Salle. / Nos gusta que las monjas nos lleven al valle. / Cogemos florecillas, cogemos mariposas / porque semos delicadas como pétalos de rosa.

Sonsoles y Esperanza Lorena dijo...

Semos las niñas del colegio de La Salle. / Nos gusta que las monjas nos lleven al valle. / Cogemos florecillas, cogemos mariposas / porque semos delicadas como pétalos de rosa.

María del Mar, Ernestina y Nube dijo...

Semos las niñas del colegio de La Salle. / Nos gusta que las monjas nos lleven al valle. / Cogemos florecillas, cogemos mariposas / porque semos delicadas como pétalos de rosa.

Anónimo dijo...

Estoy en desacuerdo con el texto porque, Camilo, ¿de verdad piensas eso del campo? Tu concepción de la vida me da hasta pena. Los campos de Castilla y los Campos Elíseos son lo mejor que nos ha dado la vida y lo digo de verdad.

Vamos, que me parece penoso todo esto.

Y ADEMÁS, la misma idea se me había ocurrido a mí EN SEPTIEMBRE.

Serge Gainsbourg dijo...

Qué tiempos

la usuaria pirómana dijo...

si el campo es de todos, quema tu parte

la perdedora ludópata dijo...

¿Qué a Don Camilo no le gusta el campo? ¡Qué todo sea eso, hombre!. Aquí estoy yo, pa un roto y para un descosío… lo hago urbanizable en cero con dos. Lo mío son las perversiones de este tipo… Fácil: Delimitamos Unidad de Ejecución y constituimos una Junta de Compensación. Después presentamos un Proyecto de Reparcelación y otro de Urbanización y a correr… sobre asfalto. Jeje. Estoy como una chota.

Vir

El detective amaestrado dijo...

Un ratito, vale.
Dos, pues bueno.
Más, no.

lineasdesordenadas dijo...

El campo mola, claro que sí,aunque para vivir me quedo con la ciudad.Conoces Ronda?es muy bonito, salud!

mouse8185 dijo...

On the other hand this one contains loads of tasty recipes because it is about cooking. Leave comment and don't forget to tell your friend about it =)

Anónimo dijo...

Camilo, te invito a un fin de semana en mi aldea, en una casa algo vieja, llena de malas hierbas y ventanas, a kilómetros de la civilización. Un fin de semana, solamente, y verás como acabas amando el campo, cielo.

Lola.

PD: reservo otro fin de semana para Jesús Quintero, que también me gusta

El Gran Chimp dijo...

Cuando quieran se pasa por el chaletico Amish que me he agenciado por muy pocos dólares. Tengo una Kelly McGillis como la de Único Testigo a su disposición, don Camilo.

messie alvaro dijo...

oh, el campo, oh! en mi país todo es tan hermoso... a veces cuando cago me acuerdo de las praderas belgas...
oh, el campo, oh!

Testaferro dijo...

Mr. Howsoon, le noto a usted muy resentido.

Para que pueda denostar a su jefe con mayor tino y precisión, le diré que la grafía correcta de la palabra "señor" en francés es "monsieur". Luego, es cierto, lo pronuncian tal como les da la gana, es decir, como usted lo viene escribiendo.

Y tenga en cuenta que el Google es una herramienta muy potente y que probablemente él encuentre esta página y sume dos y dos, que vienen a ser cuatro.

Rítmicos saludos.

el usuario anónimo dijo...

" y sume dos y dos, que vienen a ser cuatro"
Siempre acaba saliendo algún pedante con sus tecnicismos.

Paco dijo...

En el campo todo es terrorismo poético

paco dijo...

Se me olvidaba: no pertenezco a ETA ni dialogo con ella aunque cuando voy al campo me gusta hablar kon las piedras y su moho.

El Gran Chimp dijo...

Don Camilo, gracias por advertir a Wildrose de los problemas que le puede acarrear el hecho de comentar en mi bloj. tiene usted un corazón quenolecabeenelpecho.
Besis.

ámbar dijo...

Sois unos pollalocas PATÉTICOS.

ámbar dijo...

Y lo digo de verdad.

ámbar dijo...

Lamentables.

Kaleidoscope Girl dijo...

No es todavía primavera y ya se puede sentir en la atmósfera la germinación y el secreto brote de los capullos...

¡Oh, Camylo, coja su sombrero y vayámonos a comer secretamente una almuerzada!

Kaleidoscope Girl dijo...

¡Presto!

El Gran Chimp dijo...

Pollaloca... mmmmm... me gusta.

Testaferro dijo...

Camilo me hace saber que prefiere que le llamen "pajillero enfermo" y me ruega que se lo comunique a todos y en menor medida a todas.

La culpa es de los padres.

Van como van, y pasa lo que pasa.

Messie Howsoon dijo...

Ya debería ud. saber D. Camilo que cuando a uno le importa un carajote una lengua -y todo lo que conlleva- una de las formas de demostrarlo es mandando al mismo carajote de antes cualquier preocupación por su léxico u ortografía, lo cual no me exime de cometer graves faltas escribiendo en la mía propia, claro está. Yo no soy ud. ni lo podría ser aunque lo pretendiera, sirva esto como halago mas bién.
Recordarle en público sus deudas monetarias para con mi persona humilde y confiada no es de paso intentar fustigarle para que me pague sino mas bién sacar ese matiz rojizo que últimamente me consta ya no frecuenta sus mejillas. Animese y pague, que quién paga descansa y eso a ud. y a mí siempre nos motivó. Reconozco que estuvo bién el intento de soborno con una cajita repleta de bombas fétidas "al huevo podrido" pero enseguida se me pasó la euforia pues fue atropellada por el hedor.
Y si algo tengo claro es que al messie alvaro esta página se la suda porque no le reportaría ningún beneficio inmediato ni futuro para sus menesteres onanísticos. El caballero se lo pierde.


Messie Mr. Howsoon ofrece su texto de forma descubierta para ser publicado en este maravilloso Blog que debería llevarse algún premio este año... todo se andará.
PorDios: Y voy y me entero que mi casera del local de ensayo es la madre del alcalde, y que a mis padres les gusta mucho tu prosa, y que mi hermano sale por el Villague con mi chandal del 90 y que Antonio Luque me reclama para tocar con él... y mi hija se toca el clitoris para colmo... pero que coño está pasando aquí!

Zapatero dimisión!

Anónimo dijo...

A mi me flipan los prototipos. Mirad ESTA MARAVILLA.

Anónimo dijo...

A mi me flipan los prototipos. Mirad ESTA MARAVILLA.

Anónimo dijo...

A mi me flipan los prototipos. Mirad ESTA MARAVILLA.

Anónimo dijo...

A mi me flipan los prototipos. Mirad ESTA MARAVILLA.