viernes

Colores


Es fácil darse cuenta, a no ser que uno sea un toro o un perro, que son dos animales que al parecer han hecho del daltonismo extremo una forma de vida, y si esto no es cierto y hay por aquí algún toro o perro le ruego que muja o ladre y me corrija, es fácil darse cuenta, decía, de que el mundo está pintado con un arco iris de mágicos colores. Lo cual sin duda le resta cierto sobrio encanto al paisaje, que en blanco y negro probablemente se parecería a una elegante película de los años cuarenta y que tal y como están las leyes de la refracción luminosa, si es que son éstas las que determinan el color de los objetos y de la gente, que sospecho que no, y ruego que si hay por aquí algún científico loco éste tome la palabra y me saque de dudas y si le apetece de paseo, tal y como están las leyes ópticas, repito, tiene toda la pinta de ser el estudio de televisión en que se graba una de esas series americanas para adolescentes.

Todo lo que nos rodea es de colores y me parece estupendo que lo sea, ya que éstos han demostrado que son muy útiles y le prestan impagables servicios a España y a la Humanidad. Sin ellos nos resultaría más difícil entender las señales que nos mandan los semáforos, especialmente si no tenemos claros los conceptos de arriba y abajo, y las ciudades se convertirían en un horroroso sindiós de peatones que hacen vida social en la calzada y de coches que siembran el caos y el desconcierto en las aceras. Sin colores nos sería prácticamente imposible distinguir en el supermercado los cartones blancos y azules de leche desnatada de los blancos y rojos de leche entera, sobre todo si no sabemos o no nos molestamos en leer las clarificadoras palabras que en ellos aparecen rotuladas, y difícilmente podríamos entender qué demonios está ocurriendo en los campos de fútbol durante los partidos y si es el equipo local o el visitante el que se halla en posesión de la pelota y amenaza con marcar gol.

Hay todo un lenguaje y una ciencia de los colores y la gente que los conoce pinta las cosas de uno u otro dependiendo de lo que quiere comunicar o conseguir con ello. En los pueblos las casas se encalan para dar una falsa impresión de inocencia y pureza de sus habitantes y para que las blancas paredes reflejen la luz solar y ésta ciegue a los turistas y los convierta en presa fácil para los rateros y timadores. Los artistas de vodevil jamás se visten de amarillo porque es un color que ofende a la vista y además no combina con prácticamente nada que no ofenda también a la vista y por ende a lo que se viene llamando buen gusto. Los quirófanos son verdes. En teoría la visión de este color nos relaja porque lo asociamos con la naturaleza, pero yo no tengo muy claro que la campiña sea un entorno sedante ni por lo tanto que el verde tranquilice: a mí la verdad es que me recuerda a los hospitales. Pintar los quirófanos de verde es como teñirlos de rojo: hay pocas diferencias entre una de estas asépticas y clínicas salas y el horrendo cuarto de despiece de un clandestino matadero.

17 comentarios:

El Usuario Anónimo dijo...

Creo que estoy en completo desacuerdo contigo, Camilo. En primer lugar, el ser humano mantiene desde siempre esa necesidad constante de expresarse, hay muchas formas de hacerlo, y en eso consiste pintar los vegetales de colores; es una forma de atrapar una emoción determinada y transmitirla para hacer participe al resto de la gente: ya sea a través de una zanahoria naranja, una escarola blanquecina, una banana amarilla e incluso, por qué no, tres cuartos de kilo de alcachofas verdes.
Además gracias a todo esto uno puede escapar, de alguna manera, de la realidad, tan abrupta, aburrida... Sólo decirte que sin los vegetales de colores muchas personas no entenderíamos por qué la vida es algo más que un paseo sin sentido.
Ahora, que tú no los necesites... ya es otro cantar.

El Usuario Anónimo dijo...

Vamos, que además me parece penoso todo esto.

Joan dijo...

Yo, como buen ejemplar masculino, sólo distingo tres colores. Y gracias.

manchitas dijo...

Estás en lo cierto.

científico loco dijo...

Caballero, ¿puede identificar las letras de la segunda línea ? Después le invito a dar un paseo.

Eresko dijo...

Realmente me encanta tu forma de escribir, sarcástica y elegante.
Aunque si me permites, la combinación de fuente blanca sobre fondo negro molesta un poco al leer.
Pero ya sabes, para gustos los colores.

Un saludo

La Presidenta dijo...

¿Habéis visto el dibujo que he hecho?

LO HE HECHO YO, PERO SI QUERÉIS OS LO PRESTO

HEMBIDIA

La Presidenta dijo...

QUE YO HAGO EL COPYLEFT

SO MIERDAS

La Presidenta dijo...

Me considero una persona tolerante con los defectos de los demás, dentro de lo que cabe. Puedo intentar ignorar que una persona decida malgastar su vida tratando de "amargarme" mi lado virtual. Pero creo que al resto de lectores (buenas personas) que tengo y me comentan, he de decirles algo.

Me he puesto desde hace tiempo la mantilla blanca porque ciertos usuarios de cuyo nombre no quiero acordarme, decidieron hace unos meses incordiarme sin parar con su total falta de respeto, inventándose día si y día también excusas con las que llenar, supongo, días muy largos y aburridos, llenando mi bolso de basura non grata.

Hace tiempo la chica del grupo (porque es chica), se empeñó más que el resto del grupo en mandarme mensajitos que directamente desechaba sin ni siquiera leerlos. Bueno, a veces sí porque me hacían pasar un buen rato.

De todos modos, como la pobre mujer (que seguro que en el fondo lo único que necesita es que la entiendan un poco) se aburría demasiado, me ha dejado esta vez una burda amenaza que creo que es mejor hacer partícipe mediante copy&paste:

"Pablito clavó un clavito."

Por supuesto, huelga decir que siempre firma como anónimo, regla número uno de todo Aramburu que se precie. Supongo que ha llegado la hora de explicarme, porque hay cosas que puedo pasar, por tontas, y otras quem, directamente, me hacen tanta gracia, pero al mismo tiempo, me desconciertan tanto, que he de explicarme.

Querida: no tengo porqué mentir a nadie. Llevo dibujando desde que tengo uso de razón y creo que no me hace falta, a estas alturas, calcar a nadie. Por si no lo sabes (que creo que no) Corel tiene un sistema de encaje muy útil para copiar imágenes y fotos, de forma que las fotografías de las que me valgo (porque sí, copio de foto, cosa que no me avergüenza lo más mínimo, ya que la foto es base para cualquier ilustrador hoy día) son indicativos de los diseños que puedo hacer. Puedes amenazarme con decir que muchos dibujos mios (insisto, dibujos, porque los hago desde el principio al final yo) se parecen a los de otros o a fotos, y es cierto: se llama emular, copiar, inspirarse. Busco fotos de películas, de revistas, las escaneo, me las pongo en la pantalla y copio. Pocas ilustraciones mías están inventadas desde el principio. ¿Y? ¿Algún problema? ¿Vas a decirme que el dibujo de la dama y el vagabundo es igual a uno que hay en google? ¡Qué novedad! ¿Vas a decirme que la imagen de Adán y Eva está sacada de una peli de los 70? ¡Qué raro!

Querida, te lo aconsejo: jamás te haré caso. Jamás volveré a prestarte atención que jamás debería haberte prestado. Me dan igual tus amenazas. No calco, no recorto, eso no va conmigo, no me gustan los collages. Si te jode, y digo bien, si te jode que una mujer tenga talento o que intente avanzar, aunque sea copiándose de fotografías, lo siento mucho por tu vida, pero jamás serás feliz. Me gustaría decirte más cosas, decirte que respires un poco de aire fresco, que me olvides, que te olvides de amenazarme porque no hay nada que puedas hacer para tambalear mis conocimientos ni lo que yo quiero ofrecer al público. Si te jode mi blog, no lo leas, si te jode mi presencia, no vengas a mí.

No te avivo ni te aliento a seguir porque no quiero gente como tú en mi corazón, porque me lo contaminas, me lo manchas, me resultas pesada y tediosa, porque odio tener algo, por mínimo que sea, en común contigo. Si tu vida es aburrida, si no tienes a quien incordiar, recuerda que ya todos tenemos aquí una edad y que no voy a caer en tus provocaciones como hasta ahora no he caído. No alimentamos Aramburus y tus tonterías no han hecho más que hacernos reír a mí y a Zinho.

Y si encima eres tú la zumbada (pues pocos adjetivos de los pocos que usas, curiosamente, te definen tanto con tan poco) que amenazas (siempre bajo anónimo, claaaro) con decirlo por ahí por bares amigos, adelante, hazlo, tiemblo de miedo. Todo el mundo sabe que me inspiro en fotos, que devoro fotos, que imagino mis ilustraciones gracias a stills de películas o lo que sea... no es nada nuevo.

Dicho esto, espero que los demás comprendáis un poco porqué bebo pacharán y porqué no debéis prestar atención a amenazas tan débiles y con tan escaso fundamento.

Entérate. Me da igual que uses textos míos, me da igual que te devanes la cabeza cada triste noche pensando en cómo tratar de buscarme las cosquillas. Me da igual tú, tu triste existencia, y tus comentarios.

Un saludo a los demás.

Mark Twain dijo...

EN LA TUMBA DE LUCI:

Zinho:

Allá donde ella fuera,
calcaba fetén.

Amadeo de Saboya dijo...

Pues eso.

María Salvador dijo...

Me ha hecho mucha gracia la explicación que le das al encalar los muros en los pueblos. Y sin duda coincido contigo en lo de los hospitales; aunque también los hay azules!

El detective amaestrado dijo...

¿El arco iris es una mariconada?

Anónimo dijo...

A mi me flipan los prototipos. Mirad ESTA MARAVILLA.

Anónimo dijo...

A mi me flipan los prototipos. Mirad ESTA MARAVILLA.

Anónimo dijo...

A mi me flipan los prototipos. Mirad ESTA MARAVILLA.

Anónimo dijo...

A mi me flipan los prototipos. Mirad ESTA MARAVILLA.